Archivos Mensuales: diciembre 2012

reloaded

De azul, con el mismo polo negro para dormir, caminé por la orilla buscándote.

Me volviste a arrebatar algo, ¿es que acaso nunca entenderás?

Corre a buscar al bandido nuevamente cuando lo encuentre apoyado en una esquina jugando cartas con la luna. 

Perdiste.

Me observaste nuevamente con tus ojos, enormes, lascivos, desinteresados, y tus labios … gruesos que yo como, como los míos.

Te observé de arriba abajo como si estuviera decidiendo que hacer conmigo (tigo),

No puedo oponerme a esa mirada tuya. Si, esa mirada.

Me sumergiste nuevamente en tu laberinto, y me pierdes que me pierdo, muy perdida corriendo para averiguar que sucede aquí.

Te encuentro al cruzar una esquina, sigues apoyado en un muro, viendo tus cartas (¿acaso ganarás? ).

Me miras, me acerco, me jalas, trato de resistirme, siempre creí que estaba bien hacerlo. (me perdí nuevamente en el laberinto, la gente no sabe que decir ya)

Sabes como hacerme perder el control, eres el único capaz de hacerme perder el control. 

Caminando por la orilla del mar. Ya no hay búsqueda. 

Entonces tomas para ti lo pequeño, demasiado dulce, demasiado empalagoso, demasiado ligero, demasiado. No sabia que eras capaz de ese tipo de cosas.

Buscaste perlas blancas mientras nadábamos en la orilla (en la orilla nadábamos) y volviste a tomarlas, esta vez con mas fuerza. Me sentí morir en los movimientos de las olas. Y tú continuabas con ello. La marea que subía y bajaba mientras yo me dormía en la arena caliente, y tu simplemente me mirabas.

Se corrió

El velo de la mar mientras dormía.

Anuncios